PABLO LÓPEZ RIOBOO @pablolopezriobo

Hoy pensando cómo dirigirme hacia vosotros, pensé en un tema que está en boca de todos los aficionados, en el mal llamado MONOENCASTE. Sé que quizás no soy un erudito en estas cuestiones, pero desde mi punto de vista, esta etiqueta que sufren muchos ganaderos es un absurdo que se coloca para, en algunos casos, minusvalorar a ciertas ganaderías provenientes de un mismo tronco, que no una misma sangre.

Ya lo dicen ganaderos de encastes diferenciados, uno de los máximos errores de los aficionados y profesionales es etiquetar a las ganaderías con clichés como MONOENCASTE, TORISMO, TORERISMO… que no se asemejan para nada a la realidad. ¿se parecen en algo Victoriano del Río, Núñez del Cuvillo, Jandilla y Cebada Gago?, y, ¿Marqués de Domecq, el Pilar y Zalduendo? pues todos tienen una procedencia semejante, pero diferencias en el tipo, las hechuras, el comportamiento…, cosa que no se les valora ya que proceden del mismo tronco, y yo me pregunto, ¿hacemos esa valoración con Santa Coloma y Saltillo, o con ciertas líneas del Encaste Núñez y algunas de Domecq? porque hay que recordar que una de las líneas más importantes del ya mencionado encaste Núñez  es Mora Figueroa, procedencia que comparten también muchas ganaderías de procedencia Domecq.  Por eso digo, que las ganaderías tras tantísimos años de selección, cruces con unos encastes y con otros, con unas líneas y con otras, no se les debe encorsetar en una absurda etiqueta. Creo que hay ganaderías que han demostrado sobradamente que ya son encastes propios y que no se les debe juzgar por tener una sangre u otra, sino por su comportamiento en el ruedo.

La razón de dicho artículo es que nos estamos olvidando de ganaderías importantísimas que se han visto abocadas a la reducción de cabezas y venta de animales para plazas, ¿también vamos a menospreciar con etiquetas a ganaderías como Salvador Domecq, el Torero, Santiago Domecq, Gerardo Ortega o Luis Algarra?, esas ganaderías, ¿también tienen que sufrir desde un cierto sector los ataques continuados por tener una sangre determinada? Que la gente no se lleve a engaño, una ganadería es el reflejo de un ganadero, tras más de 30 años de selección no se parece en nada a la original, por eso yo soy de los que creo más en la mano del ganadero que en su procedencia. No hay ganadería sin ganadero, para bien o para mal. La mano de estos es fundamental para bien o para mal. Los gustos por una determinada embestida, el amor por un tipo de toro, cambios en la alimentación, lugar donde se crían…, todo afecta y hace que el toro marque una cierta evolución o deterioro. Busquemos dentro de la bravura ese tipo de toro que tenemos en la cabeza. Cierto es que los encastes dotan de una riqueza al campo bravo, todos son por ellos necesarios, pero no señalemos a ciertas ganaderías por una procedencia determinada, sino por el juego y comportamiento de sus animales.

Quiero dejar claro que dicho artículo no es una crítica hacia ganaderos de otras sangres, Santa Coloma, Núñez, Contreras… que también se ven afectados de una gran manera, sino para contarle al que dedica su tiempo a leerme que el llamado MONOENCASTE es una falacia, dentro de esas ganaderías, que vuelvo a repetir muchos aficionados y no aficionados marcan, tienen en su sangre distintas líneas y procedencias, por poner un ejemplo. Cuvillo, Torrestrella, Santiago Domecq, Victoriano del Rio comparten sangre, pero también tienen cruces con otras líneas que los diferencia y que abren el abanico de dichas sangres. Con el paso de los años el origen Mora Figueroa impregna casi la totalidad del campo bravo español. Con el tiempo esa línea se fue abriendo gracias a la aportación de ganaderos que acertaron con los cruces y propiciaron la creación de un toro con una base común, pero con ramificaciones que las hacen diferentes y singulares. Aquí cada aficionado tiene un tipo de embestida en la cabeza, un tipo de toro que le llene como aficionado y que le haga vibrar cuando toro y torero crean una obra efímera, tan bella como entregada, en la que toro y torero dan su vida para crear una obra de arte.

Hace poco se le hizo una entrevista a Borja Domecq, ganadero de Jandilla, donde se le exponía la teoría del MONOENCASTE, el simplemente decía que hubo un hombre que fue el Conde de Vistahermosa que consiguió un toro que servía mucho más que los que había en esa época, y que por lo tanto dio una vuelta de tuerca a la ganadería de bravo, buscando características y comportamientos que no eran de esos tiempos consiguió una evolución muy positiva en lo que se refiere al toro bravo, ganaderos así se dan 1 o 2 veces en un siglo.

Desde mi punto de vista existe un concepto erróneo en la clasificación de las ganaderías, toristas, toreristas, comerciales… no nos engañemos, aquí existen 2 tipos de ganaderías, las que embisten y las que no, luego podemos entrar en matices de como embistieron, unos con más clase, otros más encastados, pero lo que sí es verdad, es que algunas tienen el mercado más complicado que otros, lo sé, pero lo que no me parece es que desde un sector se minusvalore a ciertas ganaderías por tener una sangre determinada, yo como aficionado siento una gran predilección por ganaderías como La Quinta, Carlos Núñez, La Palmosilla, Santiago Domecq, Fermín Bohórquez, Victorino Martín,  entre muchas otras, porque he visto en ellas un tipo de embestidas y de comportamiento en sus animales que me ha llenado plenamente como aficionado.

Desde aquí pido que no seamos tan duros con unas ganaderías y tan benévolos con otras, hay grandes ganaderías y si las encasillamos estaremos cometiendo un grave error y una gran injusticia con ellas, por eso pido que pensemos los sacrificios que pasan muchos ganaderos, sean Domecq, Núñez, Atanasio o Santa Coloma, que los valoremos por su comportamiento en el ruedo y que exijamos como aficionados que se lidien animales en tipo.

@pablolopezriobo (pablolr89)

Ver todas las entradas

4 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: Pablo Lopez Rioboo +info
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog. +info
Legitimación: Consentimiento del interesado +info
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna. +info
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. +info
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web pablolr89.com +info

  • Tienes razón, en realidad no se trata de monoencaste, sino de monoganaderías…. y sus desechos…. la situación actual es aún más triste que si fuera monoencaste

  • Me parece en lineas generales un articulo muy sensato y equilibrado. Estoy de acuerdo que no debemos juzgar y valorar a las ganaderías por su origen, ya que posiblemente si pudiéramos seguir rascando y rascando hacia atrás sin pararnos donde nos conviene igual teníamos más de una sorpresa, si no por el trapio y comportamiento de sus toros que es lo que realmente interesa. Lo que hemos de definir como aficionados, dichosa palabreja, es que trapio y que comportamiento queremos, un torito justo de presentación, bonito , con las fuerzas justas , sin emplearse en los primeros tercios y capaz de embestir al paso cien veces para que el diestro de turno se ponga bonito y ” toree” despacito, despacito, casi como “torerara” de salón ¿Acaso podría ser de otra forma con esa velocidad en el andar del toro? O preferimos un toro con trapio, no necesariamente grandon, con fuerza, capaz de emplearse en los primeros tecios, más o menos, según su bravura y no sus limitadas fuerzas. Toro al que haya primero que someter dandole la lidia adecuada y luego si el torero en custion ha sido capaz, estirase y dar una docena de muletazos con verdad, hondura y emoción. Eso es lo que hemos de decidir, el toro que permite el esteticismo de salón o aquel que hemos de arrancarle la belleza honda y profunda, desnuda, desprovista de artificio de una embestida encastada. Elijan Ustedes y en función de eso , un toro u otro, no un “encaste” u otro. Y la verdad es que hoy si no nos dicen de quien es el toro, si en realidad no supieramos de quien es, la verdad es que empiezan a parecerse todos mucho. Mas peso que trapio, poca fuerza y poca casta. Resultado: Soseria, falta de emoción, aburrimiento, cientos de pases sin más razón que justificar lo injustificable, eso si a veces mu pero que mu despacito y mirandose al espejo.Así que estoy de acuerdo, menos limpiarsela con papel de fumar con el supuesto “encaste” y más decidir de una vez que queremos TOROS o toros y ojo una vez decidido, cuidado un toro sea cual sea el tipo no se hace de hoy para hoy. Asi que ideas claras y paciencia, sino del aficionado, sigo con la dichosa palabreja, de todas las épocas.Perdón por extenderme tanto.

  • La gente dice mono encaste , pero hoy en dia hay ganaderias puras domecq con sementales de otros encastes , toros de samuel flores apadreando con domecq, de veragua, nuñez, atanasio , murube, contreras, en ganaderias importantes, entonces señores hay monoencaste porque se cruza hasta hoy en dia… Y ese toro q el aficionado critica a lo mejor no es tan domecq como el piensa

Archivos

Publicidad